Ir al contenido principal

LO QUE DE VERDAD IMPORTA.

El pasado 12 de noviembre tuve la oportunidad de asistir al fantástico "reencuentro solidario" convocado por CIT Marbella, en su iniciativa #desayunosqueinspiran, que tuvo lugar en el maravilloso Hotel Don Pepe Gran Meliá. 

Los  amigos  y  amigas de Casa Ronald McDonald Málaga, Fundación Olivares, Cudeca, cuidados del cáncer, Horizonte Proyecto Hombre Marbella y Fundación Cesare Scariolo se unieron para compartir una pincelada de su labor y recibir a Carolina Barrantes, Directora de Proyectos de la Fundación Lo Que De Verdad Importa, una organización llena de solidaridad e impulso que, entre otras muchas actividades, convoca congresos con el mismo nombre, encaminados a promover valores entre los más jóvenes. 

Fue genial volver a coincidir con estas organizaciones que tanto admiro y animar a todos los presentes, desde el micro del público, a que no dejaran aquel momento en la memoria y pusieran en marcha el mejor mecanismo que existe para renovar nuestro compromiso con la empatía y la ayuda: hacer voluntariado.

Te dejo aquí mi intervención y su transcripción y te invito a pasar por las páginas de las entidades mencionadas para conocer sus causas y, quizá, elegir la que más va contigo.

 

"Me gustaría ofreceros un consejo. Cuando salgamos de aquí, no nos olvidemos de lo que hemos escuchado. Ahora salimos eufóricos: "Mañana ya no me voy a quejar por nada", pero no va a ser así, dentro de una semana, vamos a estar quejándonos por cualquier tontería. 

Os animo a todos/as a hacer voluntariado.
Es una forma de ayudar y, especialmente, esa ayuda va a revertir en vosotros y os daréis cuenta de "lo que de verdad importa".

Cada semana que acudáis a la Casa Ronald McDonald de Málaga o a la sede de cualquiera de estas u otras entidades,  tendréis un recordatorio, una sonrisa de un niño, un adulto que en tres minutos os cuenta lo que le está pasando, día a día lo tendréis muy presente.

Voy a discutirle un poco a Andrés (Olivares), es cierto que con el paso de los años, olvidamos la niña o el niño que fuimos, dejamos de sonreír, pero os garantizo que haciendo voluntariado vais a volver a sonreír como entonces y a tener esa ilusión que se nos escapa entre problemas tontos...

Os animo a hacer voluntariado: vais a recibir mucho más de lo que vais a dar".

Comentarios