Ir al contenido principal

El perro volador.

 - Niño, ¿duermes? -susurra una voz de mujer.

 

Silencio.

 

- Niño, ¿me escuchas? -la misma mujer con la misma voz repite. 



 Suena el silencio en el dormitorio, el viento silba fuera con furia.

 

- ¡Niño, ¿me estás escuchando o qué?! -la voz y la mujer gritan.

 

- ¡Mari, por Dios!, ¿qué quieres?... -responde una voz medio dormida.

 

- Oye, ¿has atado a Pulguita?

 

- Sí, claro que sí.

 

- ¿Estás seguro? -insiste.

 

- Sí, claro, mujer, duérmete ya...

 

Pulguita es un perrito menudo y enclenque que recogieron de la calle cuando era un cachorro. Tiene las patitas delanteras muy cortas, la cabeza grande para su pequeño cuerpo, el estómago delicado y el pelo calamitoso.

Pulguita es un angelito de color azabache, obediente y juguetón, con enormes orejas que se despliegan y saltan mientras trota feliz por el patio, siempre que el suelo no esté mojado, odia la lluvia.

Pulguita es ligero como una pluma y cuando el viento sopla con ganas, él acaba volando de un lado al otro del patio, casi planeando con sus gigantescas orejas y ladrando al aire, como si quisiera morderlo para lograr que lo suelte.

 

- Mari, ¿duermes? -susurra la voz de hombre.

 

Silencio.

 

- Mari, ¿me escuchas? -el mismo hombre con la misma voz repite.

 

Suena de nuevo el silencio en el dormitorio, el viento continúa silbando fuera con furia.

 

Se oye un ruido, como un golpe amortiguado.

 

- ¡Mari!, ¿me estás escuchando o qué? -la voz y el hombre gritan.

 

- ¡Niño, por Dios!, ¿qué quieres?... -responde una voz medio dormida.

 

- Oye, sólo por curiosidad, ¿por qué me has dicho antes lo de Pulguita?

 

- Por nada... sólo que me ha parecido ver un bulto pasar volando por delante de la ventana -responde Mari- ¿a qué viene esa pregunta?

 

Silencio, profundo silencio. 

 

Pulguita ha aterrizado encima del poto gigante que se trajeron de casa de la suegra de Mari, ya no cabía en el salón, tocó techo.

 

- Pues Mari... no estoy yo seguro de haber atado al perro...



El ángel azabache se llamaba en realidad Snoopy y nunca durmió fuera de mi casa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"No lo ha visto pero lo escuchó todo".

Esta frase es  un clásico de los accidentes de tráfico.   Se ha producido un atropello en el centro de Madrid. Parece que alguien no ha respetado un ceda al paso (¡qué raro! ), ha colisionado con otro alguien, haciendo que invadiera la acera y golpeara a dos viandantes.     Acaban de dar la noticia en la televisión.  El presentador conecta en directo con la reportera. La reportera nos muestra la acera en la que quedan restos del suceso. La reportera se acerca a la puerta de un estanco ubicado en la calle del siniestro. La reportera le enchufa la alcachofa a una señora que espera en la puerta del estanco. La reportera dice: “No ha visto el atropello pero lo escuchó todo”. Pues eso, un clásico.   “Escuché un golpe muy fuerte y miré”. Otro clásico.   O sea, que no ha visto nada. No conoce la dinámica del accidente. No la propongas como testigo. Cuando el juez oiga esta frase, se va a acordar de tus ancestros, y con razón.   “Sí, lo vi todo, rec

Carmen, Iber y Anuk.

Este post tan especial es parte de mi voluntariado en la Asociación Alhelí, de ayuda para la prevención del duelo patológico.  Se trata del testimonio de Carmen , una de sus dolientes, que compartió conmigo un trocito de su vida y de su paso por la asociación.  Iber, hijo único de Carmen, murió el 2 de marzo de 2020, 5 días antes de cumplir 28 años. Anuk , su hermano canino , murió tres meses más tarde.  Su nombre, “Iber”, es un fragmento de la palabra “libertad” que sus padres tomaron prestado cuando nació. Iber dibujaba, soñaba y diseñaba magistralmente: era todo arte, creatividad, ingenio, luz, empatía, corazón, sensibilidad, conciencia.  Fuente foto: https://asociacionalheli.org/ Carmen sabe que Iber presentía la pandemia, el confinamiento, la limitación de nuestra libertad. En sus sueños, él le ha explicado por qué se marchó tan pronto: “Mamá, tengo que estar aquí, llega mucha gente de golpe” . Iber los acoge, entre ellos, a su dulce peludo, Anuk; no consintió que se fuera ant

La leyenda de la casa creciente.

Dicen los más viejos del lugar que si el acta de replanteo y el fin de obra se firman en luna creciente , el inmueble resultante tendrá unos metrillos cuadrados más de los previstos en el proyecto de ejecución para el que se concedió la licencia de obras.  José María Cano estuvo a punto de hacer una canción inspirada en esta leyenda, pero después de pasar por algún ayuntamiento y dejarse los ojos en los papeles , desistió y escribió "Ay, qué pesado ".  No me extraña.    ¿Conocías esta leyenda?   Yo supe de ella gracias a una de mis primeras clientas británicas , Glyn.  Un buen día me llamó para decirme que el promotor le exigía noventa mil euros más de lo pactado por la vivienda porque ya no tenía 160 m2 (según señalaba el contrato privado) sino 190 m2 (según afirmaba el susodicho) .  El susodicho era un profesional de la promoción inmobiliaria tremendamente creativo e innovador , todo hay que decirlo. En algún momento de su recorrido artístico , respecto de otros cl