Ir al contenido principal

SAN JUAN DE DIOS: 5 SIGLOS CUIDANDO NUESTRA SALUD MENTAL.

¿Qué crees que opinaría San Juan de Dios sobre esta afirmación del psicólogo Rafael Santandreu?:

Terapia ocupacional.
Fuente Foto SJD Multimedia
“La depresión te la provocas tú, solo si te esfuerzas mucho conseguirás deprimirte”.  

Santandreu ya se ha presentado solo.

Yo te presentaré a Juan Ciudad, quien luego fuera San Juan de Dios.


Juan nace en 1495 en Montemor o Novo, un pueblecito de Portugal. Ocupa primero su tiempo en ser zagal, luego pastor, más tarde, con 28 años, soldado en las tropas al servicio del Emperador Carlos V. 

Tras abandonar la vida militar y residir en diferentes ciudades de España, se asienta en Granada, donde vende libros y conoce a San Juan de Ávila.

La “conmoción espiritual” de este encuentro, le hace dar voces y gritos que asustan a algunos, por lo que termina siendo juzgado y recluido en la unidad de dementes” del Hospital Real de Granada. Allí sufrirá las “terapias” de la época: celdas oscuras, manos atadas, azotes, “baños de sorpresa”, “exorcismos”, cadenas…

Juan pregunta a sus cuidadores: 

«... ¿por qué tratáis tan mal y con tanta crueldad a estos pobres miserables y hermanos míos... no sería mejor que os compadeciésedes dellos y de sus trabajos, y los limpiásedes y diésedes de comer con más caridad y amor que lo hacéis...?».

Aquella durísima experiencia le hace comprender que su misión es procurar un hospital en el que “recoger a los desamparados y faltos de juicio y servirles como yo deseo, tarea a la que dedica su tiempo y recursos en cuanto San Juan de Ávila (sabedor de que no era loco sino cuerdo) logra sacarlo del Hospital.


Juan auxilia a enfermos, pobres y prostitutas, ruega por limosnas y enfrenta numerosas críticas y persecuciones. Otros se unen a él y colaboran en su objetivo. Tomará el nombre de Juan de Dios por sugerencia de Miguel Muñoz, Obispo de Tuy.

Nada le parece un obstáculo: viaja a Castilla para recaudar fondos, participa en el desalojo de los enfermos durante el incendio que asola el Hospital Real de Granada (1549) y se arroja al río Genil para salvar a un muchacho que se estaba ahogando. El arrojo le trae una pulmonía que debilita su salud. Entrega su alma el 8 de marzo de 1550.

San Juan de Dios fue beatificado en 1630 y canonizado en 1690. Es Patrono de los Hospitales, enfermeras y enfermeros, también de Granada y de los Cuerpos de Bomberos de España.

 

VALORES DE LA ORDEN Y LUCHA CONTRA LA ESTIGMATIZACIÓN.

Su obra continuará realizándose bajo forma jurídica, por deseo de quienes fueron sus colaboradores, y será una Orden Religiosa de Hermanos de carácter benéfico; es Hospitalaria por su dedicación a un fin primordial: mostrar al mundo el amor del “Cristo compasivo y misericordioso del Evangelio, el cual pasó por este mundo haciendo bien a todos y curando toda enfermedad y toda dolencia”. (Cf. Constituciones, n. 2).

Podríamos reducir a esta frase, sencilla pero clara y contundente, los valores que alumbran el camino de la Orden. Pero no debemos olvidar la importancia que otros principios esenciales en su actividad: respeto a los derechos y dignidad de la persona asistida, atención integral -gracias al trabajo en equipo y el equilibrio entre la técnica y la humanización-, respeto a la dimensión espiritual del paciente, sea cual sea su credo, derecho a morir con dignidad y libertad de conciencia, entre otros.

Todo ello conforma el Modelo de Atenciónde la Orden. 

Y, desde luego, si hay algo que caracteriza a la Orden es su lucha contra la estigmatización de la enfermedad mental.

El estigma acarrea estereotipos negativos (mitos o creencias sin contrastar) que generan prejuicios y/o rechazo hacia ciertas personas o colectivos: la lucha de Juan Ciudad y ahora la Orden está en lograr que el enfermo sea protagonista de su propia historia, asistiéndole en aquellos aspectos en los que requiere de nuestro apoyo desde un punto de vista integral, también el de toda la comunidad, brindando oportunidades para su recuperación, rehabilitación y reinserción social.

Sucede que una de las formas que toma la estigmatización es el autoestigma:

“Es desconocido por la mayoría que a muchas de las personas que sufren una enfermedad mental les resulta difícil escapar del estereotipo de su propia condición. Diferentes estudios revelan que estas personas son tan negativas en sus opiniones como lo es la población general. A este fenómeno se le conoce como autoestigma y trae consigo importantes consecuencias como la propensión al aislamiento, el sentimiento de vergüenza, la dificultad para solicitar ayuda e incluso el incremento de recaídas (Fuente: CASJD.ES)”.


Volviendo al principio del post, no nos imaginamos a Juan Ciudad diciéndole a uno de sus desamparados que lo es porque quiere y le ha puesto muchas ganas.


MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN DE DIOS: 

La Orden: mantiene 454 obras apostólicas en todo el mundo (hospitales, centros sociales y sanitarios), alcanzando 53 países y atendiendo a más de 80.000 personas al día. Más de 1.000 hermanos, 55.000 trabajadores y 9.000 voluntarios trabajan incansablemente bajo su dirección.

En España: cuenta con 75 hospitales, centros sociales y sanitarios, más de 200 hermanos, alrededor de 12.000 trabajadores y 3.600 voluntarios.

En Málaga: tiene una importante presencia, concretamente, tres centros: Asistencial (Camino de Casabermeja), Acogida (Málaga capital) y Residencia (Antequera).

Solidaridad: más allá de su labor benéfica propia, la Orden lleva a cabo destacadas acciones sociales a través de su Área de Desarrollo Solidario (planes de urgencia social, garantía alimentaria, prestaciones sociosanitarias, atención a la infancia y personas refugiadas, inserción social y laboral, docencia e investigación y acción tutelar).


Gracias Luis M. Alcántara, Coordinador de Voluntariado de los Centros Asistencial y de Acogida San Juan de Dios de Málaga, por su ayuda en la elaboración de este post.

Fuente fotos: SJD.ES (Galería Multimedia). 


Enlaces:

San Juan de Dios Provincia Bética

Perfil Biográfico de San Juan de Dios, por Francisco de la Torre Rodríguez

Memoria Desarrollo Solidario 2020 

Comentarios